gastronomia viajera

La gastronomía viajera y su gran importancia

Como ya veníamos diciendo en nuestro artículo sobre la relación entre la gastronomía y el turismo, probar la gastronomía del lugar que estamos visitando es fundamental para completar nuestra experiencia turística.

De hecho, aproximarnos culturalmente al territorio por el que estamos viajando, nos resultará mucho más complicado si no nos “comemos el país”.

Por eso, en MaGIC hemos decidido dedicar este artículo a explicarte un poco más sobre la gastronomía viajera.

¡Empezamos!

Los viajes gastronómicos

Como dice el refranero español, “comer y rascar, todo es empezar”. Y precisamente este afán por comer, es lo que diferencia cualquier viaje de uno gastronómico.

Las personas que emprenden viajes gastronómicos se preocupan previamente de haber investigado restaurantes que visitar, platos típicos, y especialidades que puede que no encuentren en ningún otro sitio. Combinan la experiencia turística con la gastronómica para así conocer la cultura un poco más en profundidad que los viajeros ordinarios.

De esta manera, reconocemos el origen y la historia de diferentes culturas a lo largo y ancho del planeta, sus ingredientes, métodos y maneras de alimentarse. Hoy en día nuestra dieta no es únicamente mediterránea o española, por ejemplo. Gracias a los viajes gastronómicos y a la globalización, hace años que venimos introduciendo tanto productos como métodos, de culturas tan diferentes como la japonesa, la india, la mexicana, y un larguísimo etcétera.

Su gran importancia

Gracias a la gastronomía viajera, conocemos lugares inesperados a los que prestar atención, como una callejuela escondida, un mercado de abastos local, o incluso la cocina de una familia que te invita a comer a su casa. ¡Quién sabe!

Por medio de la comida se expresan poblaciones enteras, mostrándonos formas de vida diferentes, tradiciones milenarias, o costumbres peculiares. Incentivamos a los lugareños a continuar con sus métodos de cocina ancestrales, y a perfeccionar su característica gastronomía. Y a la vez, ampliamos nuestro conocimiento culinario de manera verdaderamente gratificante.

Ayudamos así a definir la imagen de un destino turístico, al ser su gastronomía un elemento único y singular, incomparable a cualquier otro territorio.

Además, la gastronomía viajera representa una fuente de ingresos importantes en la economía local, ya que consumimos productos del lugar en todo tipo de establecimientos. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los viajeros gastronómicos gozan de un nivel económico medio o alto, y demandan servicios de alto valor añadido.

En conclusión, la gastronomía viajera es otra forma de celebrar el producto local, las costumbres culinarias, y las tradiciones a la hora de sentarse a la mesa de los diferentes lugares del mundo. Y caracteriza fácilmente, y sin lugar a duda, un destino turístico de otro.